Inicio   ›   Actualidad   ›   Gestores para la crisis

volver

Actualidad

Gestores para la crisis

30.10.2019

Expansion. Por Iñigo Bilbao, Socio Abogado de NORGESTION.

EXPANSION NORGESTION INIGO BILBAO

Expansión. Opinión. 30/10/19.- Están los emprendedores que de una chispa hacen una llama y están los gestores que convierten la llama en fuego. Están los gestores que llevan la empresa hasta una cota y, ahí, desde la colina observan el paisaje, y están los gestores que desde las alturas la llevan a los cielos. Luego, están los gestores que solo pisan alfombra en el nirvana.  Todos tienen un perfil distinto y si el crecimiento y desarrollo de una empresa es una carrera de relevos, el testigo se lo habrán de pasar unos a otros.

No obstante, no todo es un camino de rosas, los ciclos económicos existen, la obsolescencia de bienes y servicios existen, y esa manía del capitalismo de rellenar los huecos de la rentabilidad con la competencia, y el consecuente estrechamiento de márgenes, existe. Esta es una realidad disruptiva que, tarde o temprano, se interpondrá en el camino de casi todas las empresas, poniéndola a veces en un estado de riesgo grave. Y normalmente nos equivocamos, casi siempre hasta que es demasiado tarde, pensando que el gestor de la bonanza, independientemente de la liga en la que juegue, puede convertirse en un gestor de la crisis o de la postrimería. 

Puede parecer más propio de un aguafiestas hablar de este tipo de gestor en estos momentos del ciclo económico en el que las empresas en general aparentan la intención de seguir bailando hasta que la música se acabe, pero se hace necesario revelar que, en aquellos casos, el gestor también tendrá su propio perfil.  

La primera característica es que será un gestor temporal, bien le dará la vuelta a la situación que afecta a la empresa poniéndola por el buen camino y pasará el testigo al siguiente gestor más apto para su desarrollo, bien acometerá el cierre ordenado del negocio. Afortunadamente no todos los gestores de "interim management" se dedican a estos menesteres; los hay que simplemente cubren vacantes mientras la empresa encuentra el gestor definitivo y los hay para implantar una determinada solución a carencias concretas de la empresa, entre otros.  

La segunda característica son los conocimientos específicos y multidisciplinares que ha de tener el gestor. Conocerá bien los entresijos de las leyes y normas que permiten la reestructuración de las empresas; laborales, mercantiles, financieras y concursales, entre otras; conocerá bien las técnicas de negociación, ya sea con proveedores, clientes, trabajadores, entidades financieras y administraciones públicas para acomodar la cuenta de resultados y el balance de la empresa a su coyuntura; y conocerá bien cuales son sus ventajas sobre los gestores a los que sustituye, básicamente experiencia y capacidad especifica para efectuar un diagnostico de urgencia y para trazar y ejecutar unos objetivos al servicio de una finalidad y, sobre todo, poner en valor su ausencia de compromisos personales adquiridos.

A nadie le caen bien los hombres de negro, salvo quizás Will Smith o los del Bilbao Basket, pero en el mundo empresarial contar con gestores especializados en situaciones difíciles se hace esencial. Las empresas al igual que las personas, nacen, se desarrollan y mueren. Pocas, como las personas, sobreviven los cien años y, del mismo modo, en algún momento de su ciclo vital precisan de un tratamiento especial que preferirían no tener. Pero la realidad se suele imponer y, llegado el caso, es aconsejable empezarlo cuanto antes. 

Es importante quitarse los perjuicios y actuar, incorporando este tipo de gestores en las empresas cuando sean necesarios, aunque solo sea como un ejercicio de salud y responsabilidad. Un buen gestor de crisis es cardinal porque contribuirá al ecosistema en el que opera la empresa reintroduciéndola en el mismo o procurando que cause el mínimo daño a los agentes que pivotan en su entorno para el supuesto de su extinción. 

Parece justo darle una oportunidad profesional a las empresas para que reaviven una llama que se apaga. ¿Quién sabe? Alguna, el día de mañana, podría acabar gestionándose desde el mismo nirvana.

Descargar documento: Articulo_I%C3%B1igo_Bilbao_Socio_Abogado_NORGESTION_en_Expansion_301019.pdf

volver

  • © 2019 NORGESTION   ·    Madrid    ·    Barcelona    ·    Bilbao    ·    San Sebastián    ·    Sevilla    ·    Pamplona