Inicio   ›   Actualidad   ›   NUEVA LEY HIPOTECARIA: LEÍDO, ACEPTO

volver

Actualidad

NUEVA LEY HIPOTECARIA: LEÍDO, ACEPTO

03.12.2017

DV Tribuna de opinión 03/12/17. Por Ane Alkorta.

NORGESTION ANE ALKORTA SOCIA ABOGADA

Quizá parezca extraño que comience este texto explicando los principales aspectos de las modificaciones que se prevén en la nueva Ley Hipotecaria y concluya hablando de las compras on line. Pero la conexión resulta evidente cuando analizamos conceptos como aceptación, consentimiento, transparencia, etc., en el contexto de la paulatina implantación en nuestra sociedad de una cultura del «estar bien informados» en todos los ámbitos de nuestra vida. Continúan estando de actualidad las demandas, o mejor dicho, el resultado en forma de sentencias de las demandas, que los usuarios/consumidores siguen interponiendo contra las entidades crediticias derivadas de situaciones, en algunos casos difíciles de asumir, a las que se vieron abocados muchos de ellos cuando suscribieron préstamos hipotecarios.

Del resultado de esta litigiosidad se ha podido llegar a la conclusión de que, en ocasiones, las condiciones y cláusulas no fueron pactadas en situación de igualdad entre las partes y por tanto pudo no haberse actuado con transparencia y que, incluso, se llegaron a incorporar cláusulas que se han entendido como abusivas para la parte compradora.

Esta batalla todavía no ha finalizado y las medidas transitorias que ha acordado el Gobierno con la finalidad de llegar a acuerdos extrajudiciales no han tenido el éxito previsto.

En esta coyuntura el Consejo de Ministros ha aprobado, por fin, el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario, que pretende reforzar la posición del consumidor frente a las entidades financieras y mejorar el sistema actual en cuanto a venta de este tipo de producto. Su objetivo es aportar una mayor la transparencia en los contratos hipotecarios, reducir las comisiones que pagan los clientes y trasponer la directiva europea en materia hipotecaria al ordenamiento jurídico español. Queda pendiente ahora de ser aprobado por el Congreso de los Diputados.

Esta ley es una transposición de la directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014 que, como tal, se tenía que haber aprobado y entrado en vigor en los países miembros para marzo del 2016.Esta tardanza ha supuesto que Europa haya impuesto a España una multa de 100.000€ diarios hasta su entrada en vigor definitiva.

En principio, cuando entre en vigor la Ley, que previsiblemente lo haga allá por marzo del año que viene, se aplicará a los nuevos préstamos que se firmen a partir de entonces y su carácter será imperativo, esto es, las partes no podrán pactar o acordar en contra de lo que se dice en la norma. Dentro de los aspectos fundamentales que la Ley pretende regular está el de abaratar las comisiones de amortización anticipada de los préstamos a tipo variable, facilitar la conversión del tipo variable a fijo, prohibir las ventas vinculadas y, sobre todo, fomentar la transparencia y la información hacia el consumidor filial. Es en ese aspecto de la información y la transparencia donde se hace un mayor énfasis. Y la fórmula a través de la cual se intenta articular es, cuanto menos, novedosa: trasladar la responsabilidad al notario de que el firmante ha entendido lo que firma y está de acuerdo con lo que se suscribe.

Antes de la firma de la escritura, con una antelación de siete días, se puede acudir al notario ante el cual se va a firmar el préstamo hipotecario quien, de forma gratuita, debe informar de lo que en ese acto se va a contratar y de sus consecuencias. Es más, debe asegurarse de que la persona que va a estampar su firma entiende perfectamente lo que acuerda. Veremos cómo se va desarrollando esto pero es innegable que el notario va a soportar un plus en sus funciones y va a ser garante, más si cabe, de que la información ha sido trasladada.

Como consumidores debemos educarnos y no tener miedo a informamos, y más en cuestiones tan importantes como suscribir un préstamo hipotecario de una duración más que importante y que condicionará muchos aspectos de nuestra vida. Preguntemos al notario.

Hoy en día tenemos mecanismos suficientes para estar informados en infinidad de cuestiones que afectan a nuestra vida y observamos el progresivo impulso legislativo para que esa capacidad se extienda a todos los ciudadanos. Aprovechémonos de ello.

¿Cuántas veces hemos firmado consentimientos sin reflexionar en sus consecuencias?

¿Cuántos hemos firmado un documento la primera vez que hemos ido a una consulta médica, al dentista? Y qué decir de las compras on line. No nos parece que para comprar un pantalón sea preciso leerse las casi cuatro hojas que te plantan en la pantalla para que le des al recuadro que te marca el 'click' de leído y acepto, pero si nos acostumbramos a esto, tampoco lo hacemos cuando el valor de lo que compramos no es precisamente el de un pantalón. ¿Qué pasa cuando compramos un Smartphone, una Tablet, un viaje...?

 

Tengo la sensación, algo más que probada, de que en estas histriónicas jornadas de Black Friday recién pasadas, en las que cada español se ha gastado una media de 103,02€ por persona y que, de paso, han convertido al señor Bezos, dueño de Amazon, en el hombre más rico del mundo, nos hemos saltado masivamente ese ejercicio de reflexión que supone el «leído, entiendo, acepto». ¿O seré sólo yo?

 

Descargar documento: DV._Nueva_Ley_Hipotecaria_leido_entiendo_acepto_Por_Ane_Alkorta.pdf

volver